Conoce

Cicletas, monociclos autoequilibrados, uniciclos autobalanceados, ruedas eléctricas,…

Puedes llamarlos como quieras pero…

¿Qué son?

Conocidos como monociclos eléctricos o electric unicycle en inglés (aunque también llamados «cicletas» o simplemente “ruedas eléctricas”, porque al fin y al cabo son eso), son el medio de transporte personal más audaz de la Era eléctrica, especialmente diseñados para la movilidad urbana.

«Son la solución de movilidad más compacta, versátil, segura, silenciosa, manejable, divertida y no contaminante impulsada por un motor eléctrico»

Estos dispositivos te permiten realizar hasta 150 Km de una manera fácil y cómoda, sin pedalear y sin necesidad de buscar aparcamiento. Su reducido tamaño es idóneo para transportarlo y guardarlo en cualquier lugar. Pueden llegar a alcanzar los 50 Km/h y lo más importante: son respetuosos con el medio ambiente.

Su uso te resultará totalmente intuitivo: inclínate hacia adelante para avanzar y hacia atrás para frenar y/o retroceder.

Una vez lo pruebes, cualquier otro medio de transporte (ciclomotores, bicicletas, patinetes,…) te parecerán exageradamente aparatosos y voluminosos.

Los monociclos eléctricos están compuestos por una rueda de entre 14″ y 22″, un motor eléctrico, un sistema de giroscopios y acelerómetros para el autoequilibrio, una placa base, sensores de inclinación y velocidad, software de control y batería de polímeros de litio.

El sistema de auto-balance mediante giroscopio, acelerómetro y sensores de inclinación, te mantienen siempre estabilizado

Los distintos modelos cuentan con baterías entre los 155Wh y los 2.400Wh, según sean tus necesidades, para ofrecer hasta 150Km de autonomía y una velocidad de 50km/h.

Su potencia nominal, que puede llegar a los 1.600W, permite subir desniveles muy pronunciados y soportan cargas de 120kg.

Cuentan con protección nominal IP65 contra ambientes hostiles (como la lluvia y el barro) y son capaces de rodar por caminos estrechos, pendiente, terrenos de gravilla, pavimentos irregulares, césped o hierba,…

Todos ellos cuentan con sistemas de seguridad activa:

  • Sensores de velocidad e inclinación.
  • Autocomprobación de seguridad.
  • CPU de alta velocidad.
  • Modo de aprendizaje.
  • Control de velocidad.
  • Reacción tiltback.
  • Señales lumínicas.
  • Alarmas auditivas.
  • Controles de personalización.

Además disponen de un blindaje antichoque que asegura su resistencia y durabilidad.

Inicia la marcha y para cuando quieras poniendo un pie en el suelo fácilmente.

Seguro que os pensáis que es complicado, pero realmente se puede aprender a ir en monociclo en unas cuantas horas. De todas maneras, cada persona es un mundo y el tiempo de aprendizaje dependerá de lo rápido que le pillemos el truquillo al monociclo.

Quizás, la parte más complicada o la que os costará más de aprender es la de subir y bajarse del monociclo. Al principio, y hasta que lo consigáis solos, podéis recurrir a una barandilla, pared, farolas o incluso semáforos que vayáis encontrando por la vía urbana. Poco a poco y sin daros cuenta, veréis que cada vez necesitáis menos estos recursos.

Os dejamos unas pequeñas recomendaciones para que realicéis vuestros primeros metros:

  1. Lleva casco de seguridad, guantes y rodilleras para posibles caídas. Recuerda: eres principiante y lo más normal es sufrir algún que otro traspiés. Pero, ¡no os asutéis! Esto es sólo al principio y si vas con cuidado no te tiene porqué pasar nada.
  2. Busca un lugar donde transite poca gente y te sientas cómodo. Es importante escoger un pavimento liso para aprender y sin obstáculos de por medio.
  3. Coloca un pie sobre el pedal y asegúrate de que está firme, ayúdate de una pared o de una persona para colocar el segundo pie manteniendo el equilibrio.
  4. Una vez estable y con los dos pies colocados sobre los pedales, inclínate ligeramente hacia delante. Notarás como el monociclo rueda hacia esa dirección.
  5. Alterna movimientos de pelvis hacia delante y hacia atrás para conocer cómo tu monociclo se impulsa hacia delante o retrocede hacia atrás a través de tus ligeros movimientos.
  6. Cuando te sientas más confiado, realiza movimientos graduales para conseguir aumentar la velocidad para saber cuál es el grado de inclinación que necesitas para que el monociclo adquiera mayor o menor velocidad.

¡Pero no os desaniméis! Si entiendes cómo funciona y te mueves de la manera adecuada, circularás sin pensar en ello en muy poco tiempo, tan sólo te dejarás ir y… ¡A disfrutar!

¿Pero cómo va esto?

Enhorabuena, si has llegado hasta aquí es que eres más curioso y valiente que la mayoría 🤘🏻

 

¿Recuerdas cuando aprendiste a ir en bici? Cuando te subes por primera vez a una bicicleta no entiendes como mantenerte recto sin caerte hacia los lados y encima te dicen que has de pedalear, controlar el manillar, recordar qué freno utilizar y saber qué marcha poner (¡¡!!).

Aprender a ir en rueda eléctrica es como aprender a ir en bici ¡pero más fácil!

En rueda eléctrica debes entender que, como con la bici, el movimiento te dará la estabilidad lateral, pero nada de todo el resto: el giroscopio te mantiene equilibrado hacia delante/atrás y el desplazamiento es totalmente intuitivo: partiendo de una posición recta, si quieres avanzar recto o a un lado solo tendrás que inclinarte un poco. ¿Quieres ir más despacio o frenar? Inclínate menos.

En resumen: desplaza tu cuerpo hacia donde quieras ir y la rueda te llevará.

Vamos a ver unos consejos prácticos para ir “sobre ruedas” (eléctricas):

  1. Un buen lugar: Ves a un lugar tranquilo, sin gente alrededor, con una superficie plana, sin desniveles y con paredes o columnas. Un lugar ideal podría ser un parking.
  2. Toma de contacto: coge tu rueda, aguántala recta y enciéndela. Hará una señal acústica y verás que ella misma se autoequilibrará, enderezándose (debes aguantarla para que no se caiga lateralmente, el giroscopio hace efecto hacia delante y hacia atrás, no hacia los lados). Según el modelo pueden encenderse los indicadores del estado de la batería, un foco delantero, etc. Prueba a hacer presión con las manos en la parte delantera o trasera, verás que ella misma corregirá la posición para mantenerse recta (esto será lo que mantendrá siempre en pie).
  3. Primer pie: Aguanta la rueda encendida con una mano entre tus dos pies y despliega los pedales. Descansa tu cuerpo sobre el pie izquierdo y pon el pie derecho sobre el pedal derecho de la rueda, apoyándola también contra tu pierna, para conseguir darle estabilidad. Mientras no presiones hacia delante o hacia atrás no se moverá, da igual que esté inclinada ahora (ya que tu peso está en el pie izquierdo y tu pierna derecha estará inclinada). Ahora haz una corta presión con la punta del pie y para, la rueda habrá reaccionado moviéndose hacia delante. Lo mismo si aplicas presión con el talón. Ves probando de hacer más o menos presión, ves notando como reacciona, pero siempre conservando el eje de tu cuerpo en el pie contrario.
  4. Los 2 pies: Ya sabes cómo reacciona la rueda ante la presión (en realidad, al presionar la estás desestabilizando, por lo que la rueda intenta corregir su inclinación avanzando o retrocediendo, y eso es lo que te hará desplazarte). Ahora necesitamos subir el otro pie. Sitúate al lado de una pared, en paralelo. Tu pie izquierdo en el suelo como antes haciendo de eje (con el peso de tu cuerpo) y el pie derecho en el pedal, aguantando la rueda con ayuda de tu pierna derecha también. Ahora apóyate a la pared e intenta cambiar tu apoyo en el pie izquierdo pasándolo a tu mano izquierda, que estará apoyada a la pared, así quedará libre tu pie izquierdo. Como ahora estás apoyado a la pared con la mano izquierda y a la rueda por el pie derecho, puedes poner el pie izquierdo sobre el pedal izquierdo. Recuerda: si estas recto, la rueda no se moverá, solo debes preocuparte de no caerte hacia los lados (y por eso estas apoyado a la pared).
  5. Quitándote el miedo: Ya sabes subirte a la rueda con un soporte externo (al principio todos nos subimos apoyándonos a una pared, palo, semáforo,… es más fácil). Ponte bien recto para evitar que la rueda se desplace, aunque te parezca sobreactuado, ya irás naturalizando la posición, vamos a empezar: para que la rueda se mueva debes desplazar tu cuerpo hacia delante o atrás. Con la postura recta, solamente saca un poco de pecho, así conseguirás un movimiento suave, muy controlado y evitarás movimientos bruscos por inclinar tu cuerpo demasiado. Siempre con la mano en la pared (o mejor si te sostiene alguien) ves probando a sacar más pecho, recordando que la postura de “seguridad” es recuperar la rectitud para que la rueda no se mueva.
  6. Empezando a disfrutar: A los pocos minutos, lo que te parecía imposible, empezará a cobrar sentido y empezarás a encontrarle la gracia. Tómate tu tiempo junto a la pared, consiguiendo mantenerte bien erguido y realizando desplazamientos lentos y controlados. A medida que vayas cogiendo confianza, ves dejando de apoyarte a la pared para recorrer 1 metro solo, luego 2 metros,… poco a poco y sabiendo que la pared está ahí para apoyarte en cualquier momento de titubeo. Cuando ya seas capaz de recorrer algunos metros sin apoyarte a la pared, prueba a desplazarte hasta la pared contraria, hacia una columna o hacia cualquier otro punto de soporte. Recuerda que en cualquier momento puedes poner el pie en el suelo y recuperar la posición inicial (pie izquierdo con el peso de tu cuerpo haciendo de eje apoyado en el suelo y mantener la rueda recta con el otro pie y ayudado por la pierna).
  7. ¡De aquí no me bajo!: Una vez consigas desplazarte de punto a punto (hay quien lo domina en 30 minutos y hay quien tarda 5h, sin prisas), te darás cuenta que la desconfianza de avanzar sin un soporte constante al lado era infundada: ¡puedes avanzar tanto cuanto quieras! Y es en este punto en el que me veo obligado a advertir de lo siguiente: sí, el uso de las ruedas eléctricas es… ¡extremadamente adictivo!

Ya solo te quedará ir perfeccionando la técnica y seguir disfrutando día a día.

Y si después de todos estos consejos, todavía no os sentís preparados para disfrutar de esta experiencia, puedes recurrir a clases particulares (consulta el calendario o pide directamente una clase en el foro; en una sola clase puedes empezar a divertirte).

PD: Igualmente te animo a consultar y preguntar en el foro, o por mensajería privada si es necesario, ya que la experiencia y opiniones de los usuarios son lo que da valor a esta comunidad.

Llega donde quieras

Disfruta de una autonomía de hasta 150km

Con prisas o sin ellas

Ves a paso de peatón o alcanza hasta 50km/h

Potencia de sobras

Sube pendientes y lleva peso, ¡la rueda tira!

Y ante todo seguridad

Fiabilidad por los sistemas de seguridad activa.

Con las manos libres

Sin manillar ni similar, desplázate libremente.

Registro y control de datos

Mantén un registro de km recorridos, temperatura del motor,…

Ahorrando cada día

Para ya de pagar coche, parking, metro o bus.

El más compacto

Más pequeño que una bici o un patinete.

Adelante y atrás

Desplázate hacia ambas direcciones, o de espaldas si quieres.

Más adrenalina

Atrévete a hacer giros bruscos, ir con un pie o ponerla al límite.

¿Plegable?

Sin necesidad de plegar, mínimo espacio siempre.

Resistentes a impactos

Dotados de blindaje, resisten los golpes.

Ligera y transportable

Llévala como un maletín o utiliza una asa telescópica como una trolley.

Grábalo todo

Puedes acoplarle una cámara para registrar tus rutas.

Controla los detalles

Personaliza el comportamiento desde su APP.

Cuestas sin esfuerzo

Avanza tan rápido hacia arriba como hacia abajo

La ley te sonrie

Cada vez más ciudades apuestan por los VMPs.

Respetuoso con el medio ambiente

100% eléctrico, sin ninguna emisión contaminante.

Liviano para cualquier persona

Los modelos más ligeros solamente pesan 7’5Kg.

Señales lumínicas

Podrás ver, ser visto y verificar la carga de la batería.

Modo aprendizaje

Regula la velocidad y conducción según tu experiencia.

Desplazamiento silencioso

Al fin vehículos sin contaminación acústica, shhhh….

Sistema antirrobo

Bloquea tu rueda a distancia mediante bluetooth.

Ingenieria aplicada

Sensor de velocidad e inclinación, giroscópio, acelerómetro,…

Grado de protección IP65

Rueda en ambientes hostiles (lluvia, barro, césped, hierba,…)

Actualizaciones del firmware

En continua mejora, dispondrás de la última versión.

Esquia por la ciudad

Haz slalom cuesta arriba o cuesta a bajo en pleno verano.

Rueda con ritmo

Disfruta de los modelos que integran altavoces.

Contacta

Escríbenos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account